El Centinela

El trastorno distímico tiene diferencias con la depresión, aunque comparten síntomas y tratamientos. Aprende sobre esta enfermedad mental.

Baja autoestima, melancolía, tristeza y pesadumbre… Todos nos hemos sentido así en momentos puntuales de nuestras vidas, pero hay algunas personas que sencillamente no pueden “salir de un hoyo” desde hace muchos años.

La distimia es un trastorno depresivo que no encaja en el diagnóstico de una depresión propiamente dicha: sus síntomas son menos severos, pero también suelen ser mucho más persistentes y prolongarse en el tiempo hasta volverse crónicos.

Esto, el tiempo, es lo verdaderamente diferencial a la hora de reconocer un trastorno distímico. Los psiquiatras entienden que, para diagnosticarla, el estado emocional depresivo ha tenido que prolongarse más de dos años en los adultos y un año en menores de edad.

Menos aguda pero igual de penosa

Aunque los síntomas sean menos agudos que en el de un trastorno…

Ver la entrada original 870 palabras más